Aquel peo de la mujer caraqueña promedio que tiene con que uno viva mentando a su dios favorito y siguiendo una disciplina religiosa con cierta ortodoxia, para decidirse por establecer una relación con un tipo. Tendencia mostrada hasta en las telenovelas criollas.