17 de Octubre, 2005, 17:29: judamasmasOpinión

Si bien los weblogs o blogs presentan algunas limitaciones en cuanto a la libertad gráfica y de contenido para los que pblican gracias a este medio, los blogs conjuntamente con las páginas web tradicionales representan una alternativa de gran impacto en lo que respecta al ejercicio de la expresión literaria, periodística u otras. Decimos que es de gran impacto, ya que ha habido una enorme explosión de nuevos sitios con contenidos tan variados como la mente humana. Además, como indica José Luis Orihuela, investigador de comunicación y nuevas tecnologías de la Universidad de Navarra (UN): "Los periodistas y los medios tradicionales se han encontrado repentinamente ante un escenario en el que han dejado de ser protagonistas y no saben cuál es la obra que les toca representar. El guión ha cambiado para siempre." No es de extrañar que esto haya ocurrido, ya que los medios tradicionales parecen representar únicamente mecanismos de exclusión social y creativa; donde siempre son las mismas caras y donde la calidad, en mi opinión ha sufrido una drástica y alarmante caída. Basta ver cualquier emisión de los noticieros nacionales para darnos cuenta de esto (generalizamos porque la enfermedad es general), los generadores de caracteres contienen errores ortográficos (como mínimo) y los modelitos que nos dan las noticias cada vez inventan más y más absurdas palabras, modos de conjugación o falsa sinonimia cuando tratan de reseñar un hecho.

Así mismo podemos observar que otros medios de difusión de la cultura, como lo son las editoriales tradicionales poseen debilidades muy parecidas. Muchos escritores en la actualidad toman la salida digital, o deben pagar para que les publiquen sus escritos. De todas formas el escritor pierde, ya que debe tener otra profesión para costear productos que muchas veces son necesarios y que deberían ser más apoyados. En este panorama desalentador vemos a los blogs y páginas web aún con desconfianza (aunque por mi parte me he animado, junto con muchos otros escritores: a publicar en Internet), ya que no podemos olvidarnos del fantasma del plagio o del gran problema de que nadie nos lea o no exista ningún reconocimiento para nuestro trabajo, el cual en la mayoría de los casos es producido después de muchas horas de desvelo. También es necesario destacar que por la explosión diaria de sitios web, es muy probable que el (los) lector (es) para quien(es) escribimos jamás puedan leernos. Es aquí cuando entra en juego la creación de índices y premios a la excelencia para sitios web.

De todas formas, desde Caracas Cero Cero estamos dispuestos a continuar el trabajo presentando información que divierta y entretenga a los lectores, utilizando el buen gusto y una representación correcta y sin sesgo de la realidad, que se funda en ocasiones con la ficción. Ese es uno de los fines últimos del escritor como artista.

17 de Octubre, 2005, 16:50: judamasmasTradiciones

Es un hecho sabido y bastante generalizado el uso que se les da al asiento de copiloto en las camioneticas colectivas. Muchos de estos vehículos incluyen en el áerea de dicho asiento una calcomanía con el explicativo "sólo para ellas". Esto es tradición, si no traten de sentar a un macho en ese asiento y verán que el conductor se amotinará de inmediato. Todo esto ocurre sólo en las camioneticas donde no hay colector.