El reggaetón: rey indiscutible de lo grotesco y a la vez adorado hasta la muerte por las masas.